La USB está en la peor crisis de su historia. Los miles de estudiantes, empleados y profesores que no poseen vehículos no pueden trasladarse a las dos sedes de la USB. Queremos donar los repuestos necesarios para activar las unidades que la USB posee pero que se encuentran inoperativas por falta de presupuesto para comprar repuestos.